INDIA.

     India, oficialmente República de la India (en hindi, Bharat), democracia federal en el sur de Asia y miembro de la Commonwealth of Nations, comprende junto a Pakistán y Bangla Desh el subcontinente indio. La India es el séptimo país más extenso del mundo y el segundo más poblado después de China. Desde el punto de vista geográfico está formado por toda la península india y partes del continente asiático. Limita al norte con Afganistán, Tíbet, Nepal y Bután; al sur con el estrecho de Palk y el golfo de Mannar, que lo separa de Sri Lanka y el océano Índico; al oeste con el mar Arábigo y Pakistán; al este con Birmania (Myanmar), el golfo de Bengala y Bangla Desh, que casi separa por completo el noreste de la India del resto del país. Junto a Jammu y Cachemira (cuyo estado definitivo aún no se ha determinado), la India tiene una superficie de 3.287.263 km2. La capital de la India es Nueva Delhi y la mayor ciudad Bombay.

Territorio y recursos.

     La India se divide en cuatro grandes regiones, el Himalaya, las llanuras fluviales del norte, el Decán y los Ghates oriental y occidental.
    El sistema montañoso del Himalaya (o Himalayas) tiene de unos 160 a 320 km de ancho y se extiende unos 2.415 km a lo largo de los márgenes norte y este del subcontinente indio, que lo separa del resto de Asia. Es el sistema montañoso más alto, joven y uno de los más activos del mundo. Los picos más importantes que están del todo o en parte dentro de la India son Kanchenjunga (8.598 m), el tercer pico más alto del mundo después del Everest y el K2 (monte Godwin-Austen), Nanga Parbat (8.126 m), Nanda Devi (7.817 m), Rakaposhi (7.788 m) y Kamet (7.756 m).

   Hacia el sur y paralelo a la cordillera del Himalaya está la región de las llanuras del norte, un amplio cinturón de tierras llanas de 280 a 400 km de ancho. La región es una de las mayores llanuras aluviales del mundo y comprende la mayor parte del área regada por los ríos Indo, Ganges y Brahmaputra. A causa de la abundancia de agua y el rico suelo aluvial, la región de las llanuras del norte es la más fértil y la más poblada de la India, además de ser la cuna de su civilización. Estas llanuras se extienden de oeste a este, desde la frontera con Pakistán hasta la de Bangla Desh, siguiendo hacia el este a la India noroccidental a través del estrecho pasillo de tierra cerca de Darjeeling.

   Las partes central y occidental de las llanuras indias están regadas por el río Ganges y sus afluentes, que drenan la ladera sur del Himalaya, por lo que se conoce la región como llanura gangeática. Los estados nororientales de Assam y Arunachal Pradesh están regados por el río Brahmaputra y sus afluentes, que nacen en las estribaciones norte del Himalaya. El Brahmaputra cruza hasta Bangla Desh al norte de los montes Khasi. El río Indo nace en el Tíbet, fluye hacia el oeste a través del estado de Jammu y Cachemira y cruza hasta Pakistán. En la frontera suroccidental con Pakistán las llanuras dan paso al gran desierto indio y a las marismas saladas conocidas como Rann de Kutch.

    Al sur de las llanuras se encuentra el Decán, vasta meseta triangular que ocupa la mayor parte de la India peninsular. El Decán es una meseta desigual, rocosa, dividida en regiones naturales por bajas cadenas montañosas y por profundos valles. Las elevaciones varían desde unos 305 hasta 915 m, aunque hay afloramientos de hasta 1.220 m. El Decán está circundado por los sistemas montañosos conocidos como Ghates orientales y Ghates occidentales.
   Los Ghates occidentales son unos montes abruptos y escarpados con vistas al mar Arábigo, y tienen una altura de alrededor de 915 m. La fértil costa de Malabar se encuentra entre los Ghates occidentales y el mar Arábigo. Los Ghates orientales tienen un promedio de altitud de unos 460 m; entre ellos y el golfo de Bengala hay una estrecha llanura costera, la costa de Coromandel. Las dos grandes cadenas se encuentran en el extremo sur del Decán (cerca de Bangalore) en los montes Nilgiri.

Clima.

    A causa de la continentalidad, la insólita topografía y la posición geográfica de la India, sus condiciones climáticas están muy diversificadas, tanto en el sentido estacional como regional. Esta diversidad varía desde zonas tropicales hasta áreas templadas; la temperatura más extrema está confinada en gran parte a las laderas del Himalaya. Excepto en las regiones más montañosas, la mayor parte de la India tiene un clima uniformemente tropical. Las variaciones estacionales, resultado de los monzones suroccidentales y nororientales, influyen mucho en la temperatura, humedad y precipitaciones en todo el subcontinente. De modo general, las estaciones de la India pueden clasificarse como lluviosas y secas. La estación lluviosa, que va desde junio hasta noviembre, es la estación del monzón del suroeste, viento cargado de humedad que sopla desde el océano Índico y el mar Arábigo. El monzón comienza a principios de junio en la costa occidental de la península y afecta gradualmente a casi todo el país. Durante esta estación las lluvias pueden ser muy fuertes (a lo largo de las laderas de los Ghates occidentales a menudo pueden llegar hasta más de 3.175 mm). En Cherrapunji, en los montes Khasi del noreste de la India, las precipitaciones anuales son de unos 10.920 mm. La precipitación media anual a lo largo de las laderas sur del Himalaya es de unos 1.525 mm. El monzón del suroeste algunas veces reduce su actividad, lo que da lugar a sequías y, como consecuencia, una disminución de la producción que provoca graves situaciones de hambre a la población. No obstante, las lluvias también traen consigo efectos negativos, como por ejemplo la proliferación de los mosquitos portadores de malaria. Otro efecto negativo de carácter climático es el contraste entre las temperaturas diurnas y nocturnas, que favorece problemas respiratorios. Por lo general, la influencia del monzón disminuye en septiembre.

    La estación fría del monzón del noreste, que se extiende desde principios de diciembre hasta poco después del fin de febrero, está acompañada por lo general de un clima muy seco (aunque a veces cruzan el país fuertes tormentas, con pocas precipitaciones en las llanuras del norte y fuertes nevadas en el Himalaya). La estación cálida, que comienza alrededor de mediados de marzo y se extiende hasta el comienzo del monzón del suroeste, es más sofocante durante mayo, cuando se pueden encontrar temperaturas tan extremas como 51,7 ºC. En las cercanías de Calcuta el promedio de temperatura anual es de unos 26,1 ºC. La temperatura anual en la región costera centro-occidental de la península es de unos 27,8 ºC de promedio. En los alrededores de Madrás, las temperaturas varían entre unos 24,4 y 33,3 ºC, lo que supone unos 28,9 ºC de promedio.

Recursos naturales.

    La India contiene más de dos tercios de toda el área del subcontinente indio, que incluye la mayor parte de la fértil llanura del Ganges. Además de las extensas regiones cultivables, una completa red de canales de riego y valiosos bosques maderables, la India tiene la mayor parte de los depósitos minerales conocidos del subcontinente que en muchas áreas todavía no se han explotado completamente.

Flora y fauna.

    En las zonas áridas junto a Pakistán la flora es escasa y en gran parte herbácea. Son comunes especies espinosas, que incluyen representantes del genero capparis (alcaparra) y zizyphus (azufaifa). El bambú crece en algunas áreas y la palmera se encuentra entre las pocas variedades de árboles. La llanura del Ganges, más húmeda, cuenta con un mayor número de especies. En las llanuras surorientales la vegetación es exuberante y crecen el mangle y el sal (una madera dura).

    En las laderas más altas del Himalaya se pueden encontrar muchas variedades de flora ártica, y en las laderas hay numerosas especies de plantas subtropicales, en especial las del género de las orquídeas; en la zona noroccidental de esta cordillera predominan las especies de coníferas, entre las que están el cedro y el pino. Hacia el este, en las laderas del Himalaya abunda la vegetación tropical y subtropical, entre la que destaca el rhododendron. Los árboles más abundantes son el roble y la magnolia. La costa de Malabar, en la península suroccidental y las laderas de los Ghates occidentales, son áreas de fuertes precipitaciones y están muy arboladas; predominan las perennes, bambú y variedades valiosas de madera, entre ellas la teca. En las tierras bajas pantanosas hay grandes regiones de jungla impenetrable y también a lo largo de las laderas bajas de los Ghates occidentales. La vegetación del Decán es menos exuberante, pero a través de toda la península se pueden encontrar espesuras de bambú, palmera y árboles caducifolios.

    Las selvas, llanuras, colinas y montañas de la India están habitadas por gran variedad de vida animal. Los felinos están bien representados, con tigres y panteras, leopardos y, en el Decán, el guepardo. También se pueden encontrar leones, aunque ahora se limitan al Parque Nacional Gir en Gujerat. Los esfuerzos nacionales e internacionales para proteger al tigre como especie en peligro de extinción han dado como resultado un aumento de las poblaciones; protegidos en reservas como la existente en Ranthambore, en Rajasthan, aunque en los últimos años ha reaparecido la cuestión de su futuro como especie. A lo largo de las laderas nororientales del Himalaya y en las lejanas selvas del Decán se puede encontrar el elefante asiático; también son nativos de la India los rinocerontes, guar, oso negro, lobo, chacal, dhole, búfalo salvaje, jabalí y diferentes especies de simios, antílopes y ciervos. En el Himalaya y otras áreas montañosas hay distintas especies de cabras y ovejas salvajes, así como el ibex y el serow (relacionado con la gamuza). El cerdo pigmeo, la rata bandicoot y el ratón arborícola son típicos entre los mamíferos de menor tamaño.

    La India posee distintas especies de serpientes; las venenosas incluyen la cobra, la daboia y las serpientes de agua salada. Entre las especies no venenosas están las pitones, que son muy útiles pues se alimentan de roedores destructivos. Entre los reptiles también cabe destacar a los cocodrilos. Las especies de aves más importantes en la India incluyen loros, pavos reales, martín pescador y garzas. En los ríos y aguas costeras abundan los peces y dentro de ellos hay muchas variedades comestibles.

Conservación.

    La India alberga un fuerte movimiento de conservación y protección medioambiental, que ha presionado con bastante éxito contra la destrucción de hábitats. Algunos ejemplos de campañas son la de los 'los que se abrazan a los árboles' que han luchado contra la deforestación en el Himalaya, o han conseguido evitar el proyecto del Valle Silencioso en Kerala (un gran plan hidroeléctrico que habría destrozado el hábitat de especies únicas de la región) y, en fechas más recientes, la larga y encarnizada batalla para parar el gran proyecto de la presa de Narmada en Madhya Pradesh y Gujerat. Otros grupos medioambientalistas han retrasado el proyecto 'Tehri', que suponía la construcción de presas en una región de alta sismicidad del Himalaya.

Población.

    Los diversos orígenes raciales y culturales de las gentes de la India están ligados a aquellos de otros pueblos del subcontinente indio, que incluye a los habitantes de Pakistán, Bangla Desh, Nepal, Bután y Sri Lanka, así como otros más lejanos. Los orígenes exactos de la mayor parte de los pueblos indios son imposibles de determinar a causa de la gran variedad de razas y culturas que han invadido y han sido asimiladas en el subcontinente. No obstante, los elementos de tres grandes grupos raciales (los caucásicos, los australoides y los mongoloides) se pueden encontrar en la India actual. A veces, la geografía y el medio ambiente han animado a mezclarse a olas sucesivas de emigrantes con los pueblos indígenas. Sin embargo, los factores medioambientales e históricos también han favorecido la coexistencia en la India de muchos pueblos con características físicas y culturales distintas; esto también se refleja en la diversidad lingüística de la India; el país tiene 15 grandes idiomas y más de 1.000 dialectos (véase Lenguas indias).

    Más o menos el 7% del total de la población pertenece a las más de 300 tribus catalogadas.
La mayor parte de los pueblos indios no tribales tienen características caucásicas y muestran una considerable variación en el color de la piel. Entre las tribus de las montañas septentrionales se pueden ver características mongoloides, como en el caso de los nagas; y entre los grupos tribales como los santal de Bengala occidental hay características australoides.

    La mayoría de los pueblos orientales y septentrionales hablan idiomas indoarios como el assamese, punjabi, urdu, hindi y bengalí. La influencia de contactos con Persia y el periodo mogol se pueden apreciar en el idioma al igual que en la arquitectura, indumentaria y otros aspectos de la vida en el norte. Estos idiomas derivan del sánscrito, ahora una lengua casi muerta, pero que todavía se utiliza en la lectura de textos sagrados y otras ceremonias religiosas. Como contraste, los idiomas drávidas del sur, como el kannada, el telugu y el malayalam, derivan ante todo del tamil, aunque el malayalam contiene un número considerable de palabras sánscritas. Todos estos idiomas han dado lugar a una rica y abundante literatura. De los 18 idiomas reconocidos en la constitución, el manipuri, el idioma del estado norteño más lejano de Manipur, tiene un origen chino-tibetano.

   Entre los pueblos tribales, que a menudo viven en regiones montañosas relativamente aisladas, algunos han mantenido sus culturas y costumbres, a pesar de que el avance del principal flujo de población ha causado una importante asimilación y erosión de los modos de vida tradicionales.

Castas.

   La constitución india intenta erradicar el antiguo sistema de castas, que ha negado durante siglos la oportunidad de avanzar socialmente al estrato más bajo del sistema: los intocables (o harijans, 'niños de Dios', como los llamaba Gandhi; hoy cada vez se utiliza más el término Dalit).

  Tras la independencia se intentó promocionar la educación y el bienestar de estas clases deprimidas, sobre todo a través de un sistema de discriminación positiva (se asignaba una cuota de hasta el 50% de las plazas en las universidades e instituciones profesionales a estas castas).

  No obstante, las viejas tradiciones tardan en morir, y a pesar de estos esfuerzos y los de personalidades como Gandhi, Ambedkar y otros, se mantienen los prejuicios sociales. A pesar de esto, en la actualidad se pueden encontrar individuos provenientes de diferentes castas en todos los niveles de la vida. En los últimos años, con el desarrollo del comercio y el avance de la sociedad consumista, donde la riqueza material cuenta más que la familia y la tradición, el poder de las castas está decayendo sobre todo entre las clases medias urbanas.

  En la esfera política, partidos y organizaciones a menudo han demandado derechos y la protección de los intereses de sus comunidades. Los políticos a menudo buscan asegurarse los votos de jatis (subcastas) particulares. Sin embargo, las lealtades suelen ser inestables. La prolongación del sistema de discriminación positiva en la entrada a la universidad ha producido fricciones con los estudiantes de castas no 'catalogadas'.

Características de la población.

   La India tiene alrededor del 16% de la población mundial. Su población (según estimaciones para 1994) era de unos 913.070.000 habitantes; esto representa un incremento de unos 220 millones, o un 32%, sobre el total del censo de 1981. La densidad de población (1993) era de unos 275 hab/km2. Muchos nacimientos y defunciones no se registran, pero los datos oficiales sugieren que la tasa de nacimientos a comienzos de la década de 1990 era de un 29 y la tasa de mortalidad era de cerca del 9,5. La esperanza de vida era de 60 años. Más del 70% de la población vive en áreas rurales. Aunque las condiciones de vida han mejorado en muchas áreas (por ejemplo a través de la provisión de agua potable) la mayor parte de la población sigue siendo pobre; alrededor de un tercio vive en o por debajo del umbral de pobreza determinado por las Naciones Unidas; en la parte superior, menos del 3% de los hogares indios tienen unos ingresos de más de 2.500 dólares anuales.

Ciudades principales.

   La mayor ciudad de la India es Bombay, con una población (1991, incluida el área metropolitana) de 12.596.243 habitantes. Otras ciudades con poblaciones de más de 1 millón de habitantes son Ahmadabad y Bangalore, con grandes nudos ferroviarios; Calcuta; Delhi; Hyderabad, famosa por sus artesanías; Kanpur, la ciudad de fabricación de cuero; el puerto de Madrás; Poona; Nagpur; Lucknow y Jaipur.

Religión.

   Los grandes grupos religiosos son hinduismo (83%), islam (11%), cristianismo y sijs (2% cada uno). Otras importantes minorías religiosas son budismo, jainismo y parsis. El crecimiento del nacionalismo religioso y del fundamentalismo en la India durante la década de 1980 y 1990 ha hecho crecer las tensiones políticas y sociales en algunas áreas, como por ejemplo las revueltas de 1992 y 1993 en Punjab.

Lenguas oficiales y habladas.

   En la India se hablan más de 1.600 idiomas o dialectos, comprendidos en 14 grandes grupos. La constitución estipula que el hindi (hablado por el 30% de la población) es el idioma oficial del país, mientras el inglés es un idioma asociado a los asuntos administrativos. No obstante, el dominio oficial del hindi es inaceptable para estados como Tamil Nadu en el sur. La constitución también reconoce 17 idiomas regionales oficiales, de los cuales los más extendidos son telugu, bengalí, marathi, tamil, urdu y gujerati.

Educación.

   La antigua India era una sociedad con un considerable desarrollo educativo. Sus universidades atraían a numerosos estudiantes de otros lugares de Asia, sobre todo chinos, que venían a estudiar las enseñanzas de Buda en algunas de las primeras universidades como Nalanda, que se fundó en el siglo VI a.C. La India también extendió su influencia educativa al enviar a sus graduados universitarios a enseñar a otros lugares de Asia. Sin embargo, desde el siglo XIII en adelante, primero bajo el control musulmán y después bajo el gobierno británico, la contribución original de los indios a la educación se redujo y con ella la aplicación de métodos educativos más novedosos.

   En el siglo XX Gopal Krishna Gokhale, Mohandas Gandhi y Rabindranath Tagore recibieron reconocimiento internacional por los contribuciones educativas a su país.
Gokhale fue uno de los primeros dirigentes nacionalistas y en 1911 introdujo un proyecto de ley en el parlamento cuya meta era la educación primaria gratuita y obligatoria. Gandhi, influido por Gokhale, puso en práctica programas básicos de alfabetización y de mejora de las comunidades.

   En 1901 Tagore, uno de los más grandes poetas de la India moderna, fundó una escuela experimental en Santiniketan, a 160 km de Calcuta, que tomaba como modelo el antiguo tapovana indio ('ermita de la selva'); pretendía combinar lo mejor de las culturas occidental e india. En 1921 la escuela se convirtió en la Universidad Visva-Bharati y atrajo a estudiantes de todo el mundo.

  Desde que en 1947 obtuvo su independencia de Gran Bretaña, la India ha intentado desarrollar un sistema de escuelas moderno y comprensivo. No obstante, la educación de la numerosa y joven población de la India, con sus complejidades sociales y religiosas, no ha sido fácil; los fondos que se debían haber utilizado para la educación han tenido que utilizarse para combatir la pobreza, la escasez de alimentos y los problemas de superpoblación. Los restos del sistema de castas y la diversidad religiosa han contribuido a dificultar la reforma educativa; no obstante, se han emprendido amplios cambios estructurales, y el número de escuelas y alumnos ha crecido mucho desde la independencia. Los sistemas escolares de los 25 estados se encuentran bajo control directo de los gobiernos de los estados; el ministerio federal de Educación ayuda a los sistemas estatales, dirige la educación en los siete territorios de la unión administrados centralmente, proporciona ayuda financiera para las instituciones de educación superior de la India, además de desempeñar otras responsabilidades. La educación primaria es gratuita, pero no obligatoria. En la década de 1970 el patrón predominante de la escolarización incluía ocho años de educación primaria y media, tres años de educación secundaria que incluían elementos de formación profesional (de manera que los alumnos al terminar pudieran estar cualificados para entrar en un negocio o profesión) y tres años de educación universitaria que llevaban hasta una licenciatura. No obstante, entonces como ahora, tan sólo una minoría de alumnos terminaban el nivel de primaria. En la década de 1980 se adoptó un modelo algo modificado, que constaba de diez años de educación escolar primaria, media y secundaria, dos de educación secundaria superior y tres de universidad. También hay un programa nacional de alfabetización de adultos.

    De acuerdo con el censo de 1991, alrededor del 52% de la población adulta sabía leer y escribir, un importante aumento comparado con tan sólo el 43% de una década anterior. La tasa de alfabetización varía de manera considerable de un estado a otro; Kerala, en el sur de la India, ha obtenido un nivel de alfabetización muy elevado, de casi el 100%, relacionado con la importancia que se le da a la educación de la mujer y su posición relativamente alta dentro de la sociedad.

Escuelas elementales y secundarias.

   A comienzos de 1990, 105,37 millones de alumnos estaban inscritos en escuelas primarias, 38,7 millones en escuelas medias y básicas senior y 22,2 millones en escuelas secundarias superiores.

Universidades y colegios universitarios.

   A comienzos de la década de 1990 la India tenía 149 universidades, 10 instituciones de importancia nacional y 34 instituciones con rango de universidad y más de 7.000 escuelas universitarias técnicas, de artes y ciencias. El total de estudiantes en instituciones de educación superior era de unos 9 millones, de los cuales 4,6 millones estaban en universidades. Destacan la Universidad de Agra (fundada en 1927), la Universidad de Bihar (1952), la Universidad de Bombay (1857), la Universidad de Calcuta (1857), la Universidad de Delhi (1922), Universidad de Gauhati (1948), Universidad de Gujarat (1950, en Ahmadabad), la Universidad de Kerala (1937, en Trivandrum), la Universidad de Madrás (1857), la Universidad de Mysore (1916), la Universidad de Poona (1949) y la Universidad de Rajasthan (1947, en Jaipur). Otros centros de estudio e investigación son el Instituto Indio de Ciencias en Bangalore y el Instituto Tata de Investigación Fundamental en Bombay.

Cultura.

    La India es un país secular, que siempre ha tenido muchas religiones y sectas religiosas. No obstante, la mayoría de los indios actuales son hindúes y esto se refleja en numerosos aspectos de la cultura compartida a lo largo del país. El hinduismo, a lo largo de los siglos, ha absorbido y desarrollado un gran número de filosofías diferentes; desde el filosófico Advaita de Shankara hasta la devoción del movimiento Bhakti.

   La coexistencia de creencias minoritarias con la fe mayoritaria del hinduismo no ha sido siempre pacífica; las tensiones entre los hindúes y los musulmanes, y entre los hindúes y los sijs (a menudo animadas por motivos diferentes a los religiosos) han dado lugar a numerosos y cruentos conflictos. Las demandas del movimiento Ramajanmabhoomi para la construcción de un templo hindú en lo que declaraban que era el lugar de nacimiento de Rama en Ayodhya acabaron en un conflicto en 1992, con la destrucción por parte de la muchedumbre del Babri Masjid (una mezquita que según ellos había sido construida después de la destrucción del templo anterior) y han dado lugar a un importante apoyo popular. Este tipo de hechos suponen una gran amenaza para el futuro del secularismo en la India. El 'fundamentalismo' hindú reciente (una contradicción en los términos, pues el hinduismo no tiene fundamentos definidos) es un esfuerzo por fraguar una cultura nacional singular sobre líneas religiosas desde unas tradiciones diversas. Los medios de comunicación y en concreto el amplio acceso a la televisión y a sus poderosos mensajes culturales han facilitado la extensión e inculcación de tales ideas.

   A lo largo de la India se hablan numerosos idiomas. La constitución reconoce dieciocho de los más importantes, pero a nivel regional también se hablan otros menos importantes. El sánscrito, el antiguo idioma de las escrituras hindúes, es un idioma indoeuropeo relacionado con el griego y latín. Fue el medio para la formación del gran cuerpo de escritos religiosos y seculares que constituyen el núcleo de la literatura clásica india (véase lengua sánscrita; literatura sánscrita).

   Otro idioma también muy antiguo es el tamil, con una rica literatura y al contrario de lo que ocurre con el sánscrito, hoy aún es importante. El tamil es una lengua drávida, con una escritura completamente distinta a la del sánscrito y forma uno de los diferentes idiomas drávidas que se hablan en el sur de la India. También hay importantes conjuntos literarios en las otras grandes lenguas de la India, en especial hindi, bengalí, urdu, telugu, kannada y malayalam.

    Las primitivas pinturas y esculturas clásicas fueron inspiradas por el hinduismo, budismo y jainismo. El arte de Madhura, Gandhara (con su mezcla de elementos helenísticos e indios), el refinamiento del arte gupta, los frescos de las cuevas de Ajanta, los relieves cortados en las rocas de Mahabalipuram (Mamallapuram) y los Nataraja en Chidambaram, todos forman parte de la espléndida herencia de la primitiva India. Puede que el primer tratado mundial existente sobre la teoría del teatro, música y baile, el Natya Shastra, escrito por Bharata hacia el 300 d.C., forme la base de una elaborada tradición en las artes interpretativas (véase Danzas clásicas de la India).

   Un relativo decaimiento en las artes y cultura clásicas hindúes siguió al final del reinado de Harsha, en el siglo VII, en el norte de la India mientras comenzaban a evolucionar nuevas formas sociopolíticas, aunque el sur, bajo reinados como el de Pallava y luego el de Chola, estaban llegando a la cumbre de su arte y arquitectura. En este periodo de incertidumbre y cambio, tuvo lugar en el norte de la India una caída del desarrollo cultural, con la incursión de oleadas de conquistadores de Asia Central en los siglos XI y XII, quienes trajeron una fe muy diferente, el islam. Algunos de los más antiguos centros del saber, tales como la magnífica universidad budista de Nalanda, fueron destruidos por los turcos en el siglo XI.

    Después de varios siglos de guerras, confusión y represión bajo gobernantes turcos y mongoles, hacia mediados del siglo XVI, el Imperio mogol fundado por Babur, un descendiente del mongol Tamerlán, conquistó todo el norte de la India. El islam, con su cosmogonía occidental y su repulsión contra cualquier forma de culto a ídolos, era muy distinto del hinduismo y de otras creencias orientales y algunos de los primitivos conquistadores saquearon templos y capillas, como el templo de Jagannatha en Puri, y mostraron un escaso respeto por los conocimientos antiguos. Sin embargo, otros se interesaron por el sánscrito y por obras clave como el tratado matemático de Bhaskara, el Lilavati, que se tradujeron al persa y se hicieron muy populares durante el Imperio mogol.

    Bajo los grandes emperadores mogoles como Akbar, el país experimentó un nuevo periodo de florecimiento de las artes, con ímpetu fresco llegado de las influencias persas que culminaron en un estilo de arte, música y arquitectura distintivo del norte de la India. El periodo mogol proporcionó a la India algunos de los ejemplos más impresionantes de su arquitectura, el más conocido es el Taj Mahal en Agra. También aportó un trabajo sobresaliente en la ilustración de manuscritos, pintura de miniaturas y las artes decorativas, así como la evolución de la música indostánica en el norte. El sur evolucionó con su propio estilo, conocido como música de Carnatic. Ambas formas clásicas han producido compositores y músicos muy importantes, incluyendo a Tansen, Tyagaraja y, en años más recientes, Amjad Ali Khan, Ravi Shankar, M. S. Subbulakshmi y muchos otros; también se ha mantenido una fuerte tradición popular regional de todas las artes escénicas.

     Bajo el mandato británico, gran parte de este ímpetu cultural creativo se disipó, pero al mismo tiempo una serie de estudiosos, como William Carey y Max Müller, se interesaron por la cultura antigua y medieval india, y con sus traducciones y comentarios proporcionaron acceso a los lectores occidentales a las obras más importantes. Sin embargo, algunas formas de arte como los estilos de danza clásica india fueron decayendo a causa de una falta de mecenazgo o fueron desacreditadas a favor de los valores victorianos. Hubo un resurgimiento de algunos aspectos de pensamiento y cultura indios que acompañaron el crecimiento del sentimiento nacionalista y durante el siglo XX se han hecho esfuerzos no sólo por resucitar artes que estaban muriendo, como el Kathakali, sino también por reconstituir formas primitivas. Por ejemplo en la danza, Chandralekha ha explorado las formas primitivas de Bharatanatyam y el estilo erótico de Odissi (que aparece en numerosas esculturas antiguas) se ha vuelto a recuperar.
 
 

Bibliotecas y museos.

    La India tiene más de 60.000 bibliotecas, que incluyen las más de 1.000 especializadas unidas a diferentes departamentos gubernamentales. La Biblioteca Nacional, en Calcuta, es una de las tres bibliotecas que reciben copias de todos los libros y revistas que se publican en la India.
Sobresale entre varios cientos de bibliotecas públicas la que hay en Delhi.

    Los más de 350 museos de la India cuentan con algunos que contienen importantes colecciones históricas y arqueológicas, como el Museo del Gobierno y Galería Nacional de Arte, en Madrás; el Museo Nacional, en Nueva Delhi; Museo Sarnath, en Varanasi y el Museo Indio, en Calcuta. Baroda, Madrás, Kozhikode y Nueva Delhi tienen museos que contienen destacadas colecciones de arte medieval y moderno.

Economía.

   La India tiene una economía mixta en la cual tanto los gobiernos centrales como los del estado desempeñan un importante papel como reguladores y planificadores a través de la propiedad de empresas públicas. El compromiso a gran escala del gobierno en la economía comenzó en la década de 1950 como un reflejo del nacionalismo y del socialismo del primer gobierno tras la independencia, dirigido por Sri Pandit Jawaharlal Nehru, con el fin de acelerar el desarrollo económico y el crecimiento para alcanzar así las necesidades de la población de la India que crecía con rapidez. El primero de los planes quinquenales de la India se inició en 1951. Durante las siguientes décadas el estado se ocupó de ciertos sectores clave e hizo grandes inversiones en otros, mientras que el sector privado estaba sujeto a una amplia variedad de controles estatales. Se crearon aranceles y otras barreras para proteger las industrias nacionales y se iniciaron diferentes programas de reforma agraria.

    En general los resultados fueron positivos, en especial cuando se comparan con los de otros muchos países en vías de desarrollo. El crecimiento económico, excepto en momentos de fuerte sequía como en 1979 y en 1987, fue constante; entre 1965 y 1980 tuvo una media del 3,6% anual en términos reales (es decir, después de tener en cuenta el crecimiento de la población) y más del 5% anual durante la década de 1980. Por lo general se pudieron mantener bajas la inflación y la deuda nacional. La producción agrícola creció de una manera significativa y el fantasma de hambruna masiva desapareció. Se pusieron las bases de un estado industrial moderno; la India es el noveno mayor productor mundial de acero. Sin embargo, los niveles de crecimiento aún eran demasiado bajos para tener más que un impacto marginal en los ingresos de la mayoría de los indios. En 1991 el producto interior bruto de la India era de unos 301.400 millones de dólares (según precios estimados del Banco Mundial para 1989-1991), lo cual suponía unos ingresos per cápita de tan sólo 330 dólares. Además, más del 60% de la población por debajo de cinco años sufría malnutrición, y el acceso a agua limpia y a instalaciones sanitarias aún estaba limitado a una minoría de la población.

    En 1991 P. V. Narasimha Rao se convirtió en primer ministro e instituyó un cambio importante en la política económica. Se abolieron muchos de los controles sobre el sector privado y fue cayendo el monopolio del estado en ciertas áreas, como el transporte aéreo. La economía en general se abrió más al exterior por la reducción de los controles arancelarios y por el favorecimiento de la inversión extranjera; estos cambios se han ido produciendo por la necesidad de mantener una tasa de crecimiento mayor. No obstante, el gobierno también necesitaba recortar el gasto público, reducir la inflación y la deuda y controlar el balance del déficit de pagos, pues todos habían crecido de manera brusca como resultado de los problemas creados por la guerra del Golfo Pérsico y por los empréstitos del gobierno a finales de la década de 1980. En 1991 y 1992 el crecimiento económico real cayó hasta un 1,1% y hacia 1994 estaba por encima del 5,3 por ciento.

     Los cambios a nivel nacional se han reflejado también a nivel de estados; éstos tienen un control importante sobre la política interna e interpretan la política nacional de maneras muy diferentes. Algunos, como Bengala occidental, tienen un mayor control del gobierno sobre la economía; otros, como Maharashtra, han estado más orientados hacia una economía de mercado. Sin embargo, desde 1991 casi todos los estados han abierto sus puertas a las inversiones extranjeras, han reducido los controles sobre el sector privado y han permitido la privatización de algunas compañías estatales.

Agricultura.

    Más de dos tercios de la población de la India depende de la tierra para vivir. La agricultura genera el 35% del producto interior bruto (PIB). La mayor parte de las granjas son muy pequeñas (la media nacional del tamaño de las parcelas es de 2,63 ha, pero más de un tercio de las propiedades son demasiado pequeñas para las necesidades de subsistencia de una familia. El cultivo principal es el arroz, la comida básica de una gran parte de la población india. El siguiente en importancia es el trigo. La India también se encuentra entre los principales productores mundiales de caña de azúcar, té, algodón y yute; la producción anual de estas mercancías a comienzos de los años noventa era de caña de azúcar, 249 millones de t; arroz, 74 millones de t; trigo, 55 millones de t; té, 723.000 t; hilas de algodón, 1,5 millones de t y yute, 1,3 millones de t.

    Otros cultivos importantes son verduras, melones, sorgo, mijo, maíz, cebada, garbanzos, plátanos, mangos, caucho, café, linaza, cacahuetes (maní) y distintas especias.
La cría de ganado, en especial búfalos, caballos y mulas, es una característica destacada de la economía agrícola. A comienzos de 1990 la India tenía unas 193 millones de cabezas de ganado vacuno, mucho más que cualquier otro país del mundo. Estos animales, como búfalos, caballos y mulas, se utilizan sobre todo como bestias de carga, aunque pocos siguen la dieta vegetariana que se asocia con las tradiciones hindúes, sobre todo en el norte de la India. La falta de pastos y suministros de agua implican que la mayor parte de la cabaña ganadera india sea de poca calidad. Los 72 millones de búfalos del país se crían sobre todo en las regiones de los deltas. En las secas regiones del Punjab y Rajasthan las principales bestias de carga son los camellos (1,4 millones de cabezas). Las ovejas (51,7 millones) y cabras (105 millones) se crían sobre todo para la obtención de lana.

   Aunque gran parte de la agricultura sigue realizándose con métodos tradicionales, ha habido un cambio significativo en las tecnologías disponibles desde la independencia. El área bajo sistemas de regadío por canales, financiados por el gobierno, se ha expandido mucho, y aún ha sido mayor la expansión en el área regada por sistemas de pozos. A comienzos de la década de 1990 alrededor del 45% del total de la superficie cultivada era regadío. La demanda de fertilizantes químicos y variedades de semillas de alto rendimiento se ha incrementado mucho, en particular desde la 'revolución verde' que tanta publicidad recibió en la década de 1960 y comienzos de la de 1970; ésta benefició sobre todo a los agricultores ricos en áreas de cultivo de trigo como los estados de Uttar Pradesh y Punjab.

Silvicultura y pesca.

    Los bosques de la India cubren alrededor del 23% del área total de la superficie. La silvicultura comercial no está muy desarrollada y está muy restringida a las tierras altas del norte, Assam y las regiones que bordean el Himalaya. No obstante, se utilizan los bosques para obtener leña y carbón (la principal fuente de energía para la mayoría de los indios), así como valiosas frutas y nueces, fibras, aceites, gomas y resinas. La producción anual de madera era de unos 264,4 millones de m3 a comienzos de los años noventa.

    Aunque muy poco desarrollada de forma comercial, la pesca sigue siendo una actividad vital en algunas regiones, tales como el delta del Ganges en Bengala y a lo largo de la costa suroeste. En los últimos años el gobierno ha potenciando la pesca de altura con la construcción de plantas procesadoras o reasegurando flotas y buques transoceánicos. A comienzos de la década de 1990 las capturas anuales del país totalizaron más de 4,3 millones de t, de las cuales casi el 57% estaba formado por especies marinas. Los principales estados pesqueros son Kerala, Tamil, Nadu y Maharashtra, que suman casi la mitad de las capturas nacionales. En algunas áreas se han originado verdaderos problemas de sobrepesca por su sobreexplotación.

Minería.

    La India se encuentra entre los principales productores mundiales de mineral de hierro, carbón y bauxita, y también produce cantidades significativas de manganeso, mica, ilmenita, cobre, petróleo, asbesto, cromo, grafito, roca fosfática, zinc, oro y plata. Esta variada base mineral fue un factor clave en el desarrollo económico de la India tras la independencia. La nacionalización que tuvo lugar durante la década de 1950, dio al gobierno un papel dominante en el sector. Los datos de la producción a comienzos de la década de 1990 eran de mineral de hierro (57,6 millones de t), carbón (238 millones de t), bauxita (5 millones de t), manganeso (1,7 millones de t), mineral de cobre (5,4 millones de t), cromita (1,3 millones de t), oro (1.875 kg) y concentrados de zinc (68.800 t). La producción de petróleo se concentra en los estados de Gujerat y Assam y más allá de la costa del golfo de Cambay; la producción llegaba hasta los 256,2 millones de barriles, lo que suponía alrededor del 60% de las necesidades de la India a comienzos de la década de 1990; la producción de gas natural era de 13.200 millones de m3 aproximadamente.

Industria.

    La India tiene un sector industrial muy diversificado que contribuye más o menos a un cuarto del producto interior bruto (PIB). El sector moderno, que posee empresas grandes (en especial en el sector siderometalúrgico), domina en términos de producción. No obstante, las empresas de pequeño tamaño, de propiedad familiar basadas en la artesanía son las más importantes en cuanto a la generación de empleo. La industria textil -especialmente la de algodón- es uno de los sectores más antiguos y aún en la actualidad uno de los más importantes. La producción de paños de algodón a comienzos de la década de 1990 era de más de 9.000 millones de metros.

   La industria del hierro y acero se expandió mucho después de la década de 1950; a comienzos de los años noventa la producción de productos de acero terminados ascendía más de 14 millones de t. Otras importantes industrias son la de procesado de té, granos, semillas oleaginosas, azúcar, tabaco y otros productos agrícolas, además de imprenta y publicidad, refinería de petróleo, fabricación de equipos eléctricos y electrónicos, vehículos a motor, papel, calzado, químicos, tejas y ladrillos, productos de piel y metal y equipos para ferrocarriles. La industria de los ordenadores, en particular el desarrollo de software, se ha expandido mucho en los últimos años. Bangalore, en el sur de la India, ha sido denominada el Silicon Valley de la India.
 

Energía.

    El 71% de la energía eléctrica de la India se produce en centrales térmicas que utilizan carbón o productos petrolíferos como fuente de energía. Otro 27% lo generan centrales hidroeléctricas y el 2% se consigue en plantas de energía nuclear, que incluyen una en Kota y otra cerca de Bombay. A comienzos de los años noventa la India tenía una capacidad de generar electricidad de más de 60 millones de kW y la producción anual era de unos 301.000 millones de kWh.

    Aunque esta capacidad se está aumentando, la producción no puede mantenerse al ritmo de la demanda y la escasez de energía es un grave problema, en especial para el sector industrial.

Moneda y banca.

    La unidad monetaria básica es la rupia india, que se divide en 100 paise (en 1995, 31,37 rupias indias equivalían a un dólar estadounidense).

   El Banco de la Reserva de la India, fundado en 1934 y nacionalizado en 1949, funciona como el banco central y único banco emisor. Una serie de nacionalizaciones llevaron a la mayor parte de los bancos comerciales al sector público. Aunque había catalogados más de 300 bancos comerciales a comienzos de los años noventa, más del 80% de los depósitos y créditos se llevaban a cabo en los 28 bancos públicos.

   Las costumbres de los préstamos en la India rural han llevado a verdaderos problemas de adeudamiento. Se han creado sociedades de crédito y bancos cooperativos para intentar superar estos problemas; en particular para proporcionar créditos a agricultores que les permitan comprar semillas, fertilizantes y otras inversiones agrarias.

Comercio.

   A causa de un alto nivel de proteccionismo hasta hace poco, el volumen de comercio exterior respecto al tamaño y diversidad de la economía india ha sido bajo. Además, ha habido un déficit comercial persistente, causado por las variadas importaciones de petróleo, materias primas, bienes de consumo, joyas, productos químicos y fertilizantes, agravado por un alto nivel de contrabando. A comienzos de 1990 las importaciones anuales de la India ascendían a unos 18.000 millones de dólares y sus exportaciones anuales eran de unos 13.000 millones. El comercio para la exportación es muy variado y está dominado por los textiles, prendas de vestir, joyas y piedras preciosas, artículos de piel, té, maquinaría y químicos básicos. Los Estados Unidos, a comienzos de la década de 1990, recibían el 12% de las exportaciones anuales de la India y suministraban casi el 9% de sus importaciones. Otros importantes socios comerciales son Alemania, Japón, Gran Bretaña, Arabia Saudí, Bélgica, la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Singapur, Australia, los Países Bajos y los Emiratos Árabes Unidos.

Transporte.

    En el momento de la independencia (1947) la India tenía una de las redes de transporte mejor desarrolladas de cualquier colonia; en particular su red ferroviaria, establecida durante el mandato británico. Desde entonces se ha seguido construyendo, se ha incrementado la longitud de las carreteras y se ha organizado un buen sistema de transporte aéreo nacional. No obstante, la amplia red de líneas ferroviarias que hay en el país, propiedad del estado, sigue transportando la mayor parte del tráfico de mercancías. La longitud total de vías férreas en uso era de 62.458 km a comienzos de la década de 1990, de los cuales el 17% estaba electrificada. Se utilizan tres anchos de vía diferentes. No había más de 2 millones de km de carreteras y de éstas la mitad estaban pavimentadas. A los puertos indios más importantes, entre los que se cuentan Calcuta, Bombay, Madrás y Vishakhapatnam, llegan buques mercantes y líneas de pasajeros que operan en todas las partes del mundo. La red de aviación civil fue nacionalizada en 1953, de manera que Air India operaba en las rutas internacionales de largo recorrido y las rutas nacionales y regionales eran para la Indian Airlines. Desde 1991 algunas rutas nacionales se han abierto al sector privado. Las redes y volumen de tráfico crecen con rapidez y ahora hay rutas aéreas que conectan no sólo grandes y pequeñas ciudades sino también con áreas remotas en el Himalaya y noreste de la India.

Comunicaciones.

    La pobreza de la mayor parte de los indios ha limitado el desarrollo del sistema telefónico. A comienzos de la década de 1990 había tan sólo 5,8 millones de teléfonos registrados en el Departamento de Telecomunicaciones, propiedad del estado, y menos de 500.000 abonados. La All India Radio, propiedad del estado, emite para unos 65 millones de aparatos de radio. Los programas se emiten en los 24 idiomas principales y muchos dialectos. La televisión funciona para unos 22 millones de receptores, muchos de ellos de propiedad comunal. Desde finales de la década de 1980 el servicio se ha mejorado con una variedad de servicios vía satélite. Los medios de comunicación impresos son muy importantes. A comienzos de la década siguiente había más de 27.000 periódicos y publicaciones periódicas con una circulación total de más de 58 millones de ejemplares. Los 2.500 periódicos de tirada diaria tienen una circulación combinada que excede los 17 millones. La prensa es libre y a menudo muy crítica con el gobierno y los políticos. Entre los diarios más influyentes en inglés están el Times of India y el Indian Express.

Salud y bienestar social.

    Desde la independencia, el gobierno ha prestado mayor atención a los problemas de salud endémicos en la India. Pero a pesar de los importantes esfuerzos realizados en las áreas de medicina preventiva, sanidad y nutrición, las condiciones de la salud no son óptimas entre los pobres, si bien es cierto que las epidemias de cólera, disentería y elefantiasis ya están casi erradicadas. No obstante, una gran parte de la población continua sufriendo malnutrición. Se han realizado progresos en combatir la malaria y la peste, y en controlar la tuberculosis. La esperanza de vida al nacer en general era de unos 60 años a comienzos de la década de 1990, una cifra muy elevada si se compara con la de 32 años en 1941. La tasa de mortalidad infantil descendió desde 151 hasta 91% entre 1965 y 1989.

   En 1990 había unos 365.000 médicos trabajando, además de los que practican el sistema tradicional de Ayurveda (especialistas en medicina natural con hierbas, pero no registrados). El país contaba con unas 650.000 camas de hospital. Una gran parte de la población rural no tiene un acceso rápido a los servicios médicos.

  Los programas de bienestar social no están muy desarrollados en áreas tales como planificación familiar, distintos tipos de ayudas de emergencia y los cuidados para los harijans, que están protegidos por la ley pero aún sufren un fuerte acoso. La ley proporciona compensaciones a los trabajadores.

Gobierno.

   La República de la India está gobernada de acuerdo con lo establecido en la Constitución adoptada en 1949 y enmendada con frecuencia desde entonces. Incorpora distintas características de los sistemas constitucionales de Gran Bretaña, los Estados Unidos y otras democracias occidentales.

   De acuerdo con la constitución, la India es una república democrática soberana dentro de la Commonwealth. El gobierno tiene una estructura federal y la India es una unión de estados y territorios unidos y administrados de manera central. En este momento hay 25 estados y 7 territorios unidos.

Poder ejecutivo.

     El presidente es el principal poder ejecutivo y cabeza de Estado de la India. No obstante, el papel del presidente en el gobierno es en gran parte nominal y ceremonial, porque el verdadero poder ejecutivo se encuentra en manos de un consejo de ministros responsable ante el Parlamento, formado por el Rajya Sabha (Consejo de los Estados o cámara alta) y el Lok Sabha (Cámara del Pueblo o cámara baja). El presidente es elegido para un periodo de cinco años por un colegio electoral constituido por miembros elegidos de las legislaturas nacional y estatal, y es elegible para mandatos sucesivos. Las votaciones en los colegios electorales constituyen un proceso muy complicado. El consejo de ministros, o gabinete, está encabezado por un primer ministro, designado por el presidente. Cada uno de sus miembros es cabeza de un departamento administrativo del gobierno central. En los aspectos más importantes el sistema indio de consejo de ministros es idéntico al de Gran Bretaña.

Poder legislativo.

    La constitución confiere el poder legislativo nacional en la India a un parlamento bicameral que consta del Lok Sabha y el Rajya Sabha. El Lok Sabha está formado por 543 miembros elegidos por sufragio universal adulto y dos miembros elegidos por el presidente para representar a la comunidad angloindia. Las castas y las tribus catalogadas tienen asignadas en el Lok Sabha 79 y 41 escaños respectivamente. Los miembros del Lok Sabha, por lo general, ocupan su puesto durante cinco años, el límite establecido para la duración de la cámara. El Rajya Sabha tiene hasta 250 miembros. Todos ellos son elegidos por los miembros de las asambleas legislativas estatales, excepto 12 que son elegidos por el presidente. El Rajya Sabha es un cuerpo permanente; los mandatos de un tercio de los miembros del consejo expiran bianualmente.

Poder judicial.

   La autoridad judicial en la India se ejerce a través de un sistema de tribunales nacionales que administran las leyes de la república y los estados. Todos los jueces son nombrados por la rama ejecutiva del gobierno, pero su independencia está garantizada por una variedad de salvaguardias. Destacan entre estas últimas una provisión que requiere un voto de dos tercios de la legislatura nacional para que tenga efecto la destitución. En la cumbre del sistema judicial está el tribunal supremo, que está formado por un máximo de 17 miembros. Le siguen en autoridad los altos tribunales y los tribunales subordinados en cada estado.

Partidos políticos.

   El Congreso Nacional Indio, fundado en 1885, llevó a la India a la lucha por la independencia y en varias ocasiones ha proporcionado al país los primeros ministros excepto entre 1977 y 1980, y 1989 y 1991. En 1969 un grupo de miembros del Congreso abandonó el partido para formar la pequeña Organización del Congreso Nacional Indio (O). Otro partido que ha influido a lo largo de la nación, pero sobre todo en Bengala occidental y Kerala, es el partido comunista de la India (PCI), formado en 1925, que se dividió en 1964; la facción que se separó fundó el partido comunista de la India (marxista) (PCI-M). A comienzos de 1977 el Congreso (O) se unió con otros tres partidos, Bharatiya Jsangh, Bharatiya Lok Dal y el Partido Socialista para formar el Partido Janata (popular), que obtuvo alrededor de la mitad de los escaños en el Lok Sabha en las elecciones de marzo de 1977. En mayo, el Partido Janata alcanzó una mayoría sólida al unirse con el Congreso por la Democracia. En 1978 el partido del Congreso se dividió de nuevo, cuando Indira Gandhi fundó el Congreso Nacional indio-Indira (I), que en 1981 fue confirmado por el Tribunal Supremo como el partido oficial del congreso. El Congreso (I) se alzó con la victoria en las elecciones parlamentarias en 1980 y 1984, pero perdió su mayoría en 1989. Sus mayores competidores en las elecciones de 1989 eran el Janata Sal y el Partido Bharatiya Janata (PBJ), un grupo hindú nacionalista de derechas, formado por miembros que salieron del Janata Dal.

Gobierno de los estados.

      La forma de los gobiernos de los estados de la India suele tomar como modelo la del gobierno central. Cada estado está dirigido por un gobernador elegido para un periodo de cinco años por el presidente de la nación. Los estados de Bihar, Jammu y Cachemira, Kamataka, Maharashtra y Uttar Pradesh eligen asambleas legislativas bicamerales y concejos legislativos; el resto, asambleas legislativas unicamerales. De los 4.061 puestos existentes para las asambleas legislativas, 557 están reservados para las castas catalogadas y 527 para las tribus catalogadas.

    En la India las responsabilidades legislativas están divididas en tres grupos o listas. La lista uno está formada por 97 temas -incluyendo defensa, asuntos exteriores, comunicaciones, moneda, banca y aduanas- que están bajo la jurisdicción exclusiva del parlamento nacional, o Unión. La lista dos comprende 66 temas sobre los que el parlamento de los estados tiene poderes exclusivamente legislativos, entre los que están la policía y el orden público, educación, salud pública, agricultura y gobierno local. De los 47 temas de la lista, tres son comunes tanto para la Unión como para los parlamentos de los estados, e incluyen planificación económica y social, empleo y controles de precios.

Gobierno local.

   Las áreas urbanas están bajo la responsabilidad de una variedad de cuerpos municipales que se ocupan, entre otras cosas, de las carreteras, suministro de agua, alcantarillado y sanidad, programas de vacunación y educación. Son elegidos directamente y obtienen beneficios a través de la propiedad, vehículos y otros impuestos.

   En las áreas rurales existe el panchayati raj, un sistema de concejos de tres grados de origen muy antiguo que funciona a un nivel de pueblo, manzana y distrito. Elegidos directamente por y de entre los aldeanos, los panchayats son responsables de la producción agraria, industria rural, ayudas médicas, bienestar de las madres y los niños, tierras de pastos, carreteras locales y depósitos de agua y pozos.

Defensa.

   Todas las ramas de las Fuerzas Armadas de la India están formadas por voluntarios. En 1994 la fuerza del Ejército regular era de aproximadamente un 1 millón de soldados. La Armada está compuesta por 55.000 personas y la Fuerza Aérea por 110.000, con más de 700 aviones de combate. Combinados, forman uno de los mayores ejércitos mundiales. Los militares indios tienen una tradición de no involucrarse en la política nacional y nunca ha habido un golpe de Estado.
 
 

"India", Enciclopedia Microsoft(R) Encarta(R) 97 (c) 1993-1996 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
 

            Mis propios comentarios acerca de la obra.

    Kipling nos hace una descripción perfecta de la India, en todos los aspectos: religiosos, económicos, geográficos, culturales etc, además de que también hace referencia al dominio que tenía el Imperio Británico sobre la colonia inglesa de diferentes formas:

   En cuanto a geografía, Kipling nos habla de la cordillera del Himalaya, que se extiende desde Birmania a Cachemira, la cual es regada por el río Ganges, y Brahmanputra, afluentes del río Indo. En el sur se encuentra el Indostán, una llanura formada por rocas rocas eruptivas y regada por el río Krishma. Los personajes recorren huertos, llanuras, poblados, ciudades, etc, en la búsqueda del río que preocupaba al lama.
   Cuando Kipling se refiere al clima, lo describe como suave, seco, y a pesar de que en la India, suele llover mucho debido a los vientos monzónicos, en la obra no habla demasiado de la lluvia en cuanto a la climatología de la zona. El tipo de vegetación que Kipling  nos expresa a lo largo de su obra, es la jungla, el monte alto, el desierto, y algún que otro vergel, etc. Las principales ciudades que nombra son Lahore, Ambala, etc, las que son descritas de una forma muy detallada y específica (tanto las calles, como el interior del museo, o edificios y plazas de la ciudad en sí).

    En relación a la población, nos aclara que es abundante, mayoritariamente rural, en la que se mezclan muchas razas (panjabí, harijans, y los sahibs, etc), de diferente clase social, y que también hablan diferentes lenguas (como el urdu, el hindi, etc). Eran una población muy variopinta y diversa, sobre todo en las ciudades, pero también en las aldeas donde solían vivir, un cura, un adivino, agricultores, artesanos y algún que otro héroe de guerra inglés ya retirado.
    La economía se solía centrar en la agricultura, cultivándose sobre todo el arroz, el trigo, caña de azúcar y café. El ganado también se nombra en la obra, en una ocasión, uno ovino, aunque también destacan en la India, el caprino y el bovino, excepto con las vacas, que eran consideradas animales sagrados. También muchos hindúes se ganaban la vida como artesanos o comerciantes de todo tipo de cosas.
    Las religiones también eran muy diversas, y Kipling hace referencia mayoritariamente al hinduísmo, al budismo, y al catolicismo, en cuanto a los imperialistas británicos ( que se diferencian por muchas razones, sobre todo porque los hindúes piensan más materialmente que los budistas, que sólo quieren liberarse de la "rueda de las Cosas", pero necesitaban de la limosna de los demás para poder sobrevivir).

   Hay que decir que Kim era hijo de un sargento irlandés de un regimiento militar, pero que más bien le interesaba el estilo de vida de la gente de la India. Otro punto importante para tratar son las supresticiones, que rodeaban profundamente a los hindues, como por ejemplo, si una vaca se les ponía enferma, eso era que no iban a tener buena cosecha. También pensaban que de ir en peregrinación a un lugar sagrado, que sus hijos tendrían hijos varones. También, Kim, a pesar de proceder de familia europea, creía en que "un día vendría un toro rojo a llevárselo, y que le llevaría a la gloria" (el estandarte militar de los Mavericks, cuando lo recogen para ingresarlo en una escuela militar). Hay que decir que los lamas, en la India, no estaban muy bien vistos, pero eran considerados como hombres santos, y les pedían bendiciones. Otra creencia era que si se tocaba  o hacía daño al animal sagrado, la vaca, una desgracia, caería sobre esa persona. Hay que decir que los lamas se aprovechaban  de las limosnas de la gente para vivir, pues no trabajaban, pero su espíritu era tan puro, que no cabía en ellos ni un ápice del maldad. Y finalmente, consideraban el río Ganges como purificador de todo pecado, y donde se debían de bañar para sentir la paz interiormente. Los hindúes eran seres muy pacíficos y pensaban que la guerra no les purificaba para nada, preferían enriquecerse o culturizarse interiormente más que luchar, por la independencia que jamás les iba a ser concedida. Eran mayoritariamente seres chistosos, que pensaban por sus propios intereses, pero generosos al mismo tiempo. Pensaban que para solucionar los problemas familiares, lo mejor era ir a la propia casa del perjudicado, pasar allí unos días y solucionarlo. Las mujeres bellas y jóvenes de clase alta siempre iban tapadas de rostro y con las cortinillas de su comitiva corridas. Se pensaba también que los dueños podían tratar a sus esclavos como quisieran, si se comportaban incorrectamente, o querían rebelarse a sus órdenes. En cuanto a las ideas políticas, muchos de ellos querían ante todo la paz, y ser independientes, teniendo su propio gobierno, su propia policía, y sus guardas en los museos, cuyas joyas eran hindúes, no inglesas.

   Los medios de transporte más comunes eran el tren (donde viajan el lama y Kim), y las caravanas o de comerciantes (prestamistas) o de escribientes, que debido al gran analfabetismo, escribían las cartas que la gente deseaba, comunicarse, o de tratantes de caballos, como el amigo de Kim, Mahbub Ali. También existían caravanas religiosas, que se hacían una vez en la vida, para pedir algún deseo a los dioses (como en la que acompañaron Kim y el lama, a una mujer, esposa de un príncipe, que quería que su hija le diera un nieto varón).

   Eran muy frecuentes por las calles de las ciudades, los pilluelos entre los cuales, se encontraba Kim, que era considerado "amigo de todo el mundo", que con su gran desparpajo, conseguían siempre algo de comer de alguno de los pequeños puestos que se hallaban en los mercadillos. Aunque Kim podía haberse hecho un gran soldado como su padre (que murió debido a las drogas y al alcohol), prefería siempre ser libre y más pobre que una rata, que adiestrarse en el ejército, y estar siempre atados a las guerras (las cuales eran el signo estelar de Kim, según le confirmaban los adivinos y sacerdotes), pero finalmente, gracias al tratante de caballos, Kim de una forma u otra sirve al Imperio Británico, no en la lucha, sino en el servicio secreto. La gente de la India, solía ser muy generosa, pero en un principio, sentían una fuerte reacción y enfado ante los mendigos, que les iban casi todos los días con la limosna. Kim era un niño abierto, inteligente, astuto, pero lo principal con un gran corazón, y siempre se las ideaba de algún modo para que el lama y él comieran. El lama termina queriendo a Kim más que a un hijo, y manda dinero a Kim, para que sea educado en un colegio de pago. La educación en la India era buena, pero estaba muy solicitada y la mayoría de la gente no se la podía permitir.

     En el lenguaje, que Kipling asigna a sus personajes, aporta más fuerza y vitalidad a los hindúes, que en muchos casos sabían hablar el inglés aunque expresaban frases típicas de su cultura. Los ingleses usaban expresiones más recargadas y establecidas, y eran más cerrados a la hora de expresarse. Las relaciones entre personajes son muy características, existían diferentes tipos de relaciones: las establecidas, entre dueños y esclavos, entre príncipes y súbditos, entre personas de una misma clase social, entre comerciantes y sus pajes, entre dominadores (ingleses) y dominados; todas caracterizadas por ser diferentes las unas de las otras y cada una de ellas guardando unos matices especiales.

    Las descripciones de Kim son muy detalladas y especiales, además hechas de un modo tan sencillo que parece como si pasaran por delante de tus mismos ojos. Están escritas al mismo tiempo con mucha gracia, belleza y sentido del humor, aunque su ritmo de lectura es a veces demasiado atolondrado. El aspecto más relevante de esta obra y que más me ha gustado, ha sido el descriptivo (pues leyendo este libro no hace falta que te gastes los ahorros para hacer un viaje a la India, pues es como si la experimentaras con tus propios sentidos), y en cuanto al diálogo, la gran frescura que guarda, y como definde perfectamente  con él las caracteristicas de cada uno de los personajes.

     En cuanto al dominio inglés sobre la colonia hindú, quiero aclarar que lo he observado en diferentes aspectos, como son : en el museo, donde un guarda tiene cuidado de unas joyas artísticas maravillosas , a las que considera como patrimonio de su país, no siéndolo. En el servicio secreto, con el que gobierno inglés controlaba toda irregularidad en el gobierno hindú, o si algún estado o principado quería conseguir la independencia, para nada más enterarse que estallara una guerra entre ingleses e hindúes (de este servicio formó parte Kim). Los Británicos se consideraban superiores a los hindúes, y querían eliminar sus raíces culturales; tenían unas ganas tremedendas de poseer y poseer cada vez más territorios, y un afán de guerreros imperdonable. Controlaban las fronteras,  y carreteras cuyos impuestos iban a parar a la conservación del patrimonio inglés directamente.
  La policía también era mayoritariamente sahib, aunque también existía la policía hindú. Mientras que la mayoría de la gente nativa de la India, vivía de un pequeño comercio o de la limosna. El ejército inglés facilitaba a sus figuras más destacadas todo tipo de palacetes y mansiones, donde tenían como sirvientes a los que verdaderamente son los dueños y señores del patrimonio de la India como  son los hindúes.
  Los ingleses estaban muy relacionados con las autoridades superiores de la India, de las que se hacían amigos y con la que hacían tratos, para después controlarla como a ellos les venía en gana.Y en vez de avergonzarse de lo que estaban haciendo pasar a estas gentes, tan sólo pensaban en su expansión y en rememorar sus gloriosas batallitas en las que resultaron vencedores. Finalmente, quería aclarar que como Kipling era inglés de adopción y tan patriotista, no podía tratar a los personajes ingleses con matices malvados, sino que parecían simpáticos, aunque sus acciones no eran ni ideológicamente justas ni morales.
 
 
 
 
 

                                      VUELTA AL ÍNDICE.
 

                                Para más información sobre la India....